MALDITOS

MALDITOS

Si sos kirchnerista pero estás de acuerdo en la protesta contra la megaminería contaminante, podés ayudar a tu gobierno pegándote vos mismo.

Una BANDA que causa FURIA: Los BARRICKTURROS

Una BANDA que causa FURIA: Los BARRICKTURROS

Fukushima apenas comienza

El 13 de abril Piedra Libre se comunicó con Paco Castejón, en España. Castejón es Dr. en Física especializado en fusión nuclear y vocero de Ecologistas en Acción.

Piedra Libre – Acá por lo menos, que estamos a más miles de Km. que ustedes, es como que lo de Fukushima ya ocurrió y se avanza con Atucha II y etc. que son quizá cosas menores pero que nos preocupan mucho.

Paco Castejón – No son cosas menores, son cosas muy importantes.

PL – Aha, bueno, ahora, Fukushima ¿terminó? ¿Ya está?

PC – No, no terminó. Lo único que se puede decir de Fukushima es que los reactores están bajo control, en el sentido de que la reacción nuclear está parada. Pero el accidente está muy lejos de ser controlado, por varios motivos. En primer lugar, tenemos todavía mucho territorio contaminado que no sabemos que es lo que se va a hacer con él. Se está procediendo a la descontaminación de algunas partes del territorio…echando hormigón…pero todavía llevará tiempo. En segundo lugar, ha ocurrido algo en Fukushima que nunca antes había pasado y han sido reiteradas fugas de agua radioactiva. La última se produjo el día 8 de abril. Se fugaron doce toneladas con estroncio al mar. Durante el accidente se fugaron también, aproximadamente, siete toneladas de agua gravísimamente contaminada, que metías la mano y te quemabas y también durante el accidente, TEPCO, la empresa propietaria liberó once mil quinientas toneladas de agua débilmente radioactiva. Como he dicho esto nunca había pasado antes e ignoramos que efecto pueda tener. Sabemos que se ha contaminado el fondo marino, sabemos que se han contaminado peces. Sabemos que la radioactividad está hoy siendo desplazada tanto por las corrientes marinas como por los propios peces, que son peces migratorios que se mueven incluso cientos de Km. Ignoramos como digo, que efecto eso pueda tener. Incluso hay una propuesta, que puede sonar loca pero sea quizá una de las pocas soluciones, que es cubrir el lecho marino más cercano a la costa, estaríamos hablando de cientos de metros de distancia de la costa, cubrirlo con una loza de hormigón de sesenta centímetros. En tercer lugar y no menos importante ni mucho menos, queda qué se va a hacer con los reactores. Estamos hablando de seis reactores afectados, pero tres de ellos muy gravemente afectados, con los núcleos fundidos, en un estado que desconocemos. Solamente en el reactor número dos se ha podido introducir una cámara, un endoscopio para mirar que ocurre. Las dosis radioactivas del interior son gigantescas, es decir, es impensable que nadie pueda entrar allí. Bueno, esto va a ser así eternamente, durante cientos de miles de años. Entonces la decisión de lo que se haga con esos reactores accidentados, está todavía por verse. Entonces, Fukushima, como digo, no ha terminado ni mucho menos. Los efectos sobre la salud los veremos probablemente en diez o veinte años. La radiación recibida por la población son tales, que las enfermedades que se van a producir, pues se van a incubar en estos diez o veinte años. Luego Fukushima lejos de terminar, no ha hecho más que empezar.



PL – Por lo menos para mi vida cotidiana, sesenta centímetros de loza de cemento para un fondo marino, por no se, varios Km. alrededor de la central, cientos de miles de años de consecuencia, son valores que suenan disparatados ¿no? Pero …

PC – Pero son los hechos. Yo no estoy inventado nada y efectivamente ese es el problema de la energía nuclear. El problema es que los accidentes son improbables, afortunadamente no hay uno así en cada fin de semana, pero cuando ocurre uno tiene unas consecuencias tan terribles que bueno, es por esto que nosotros nos declaramos en contra de esta fuente de energía. Además, cuando ocurre un accidente no son ni mucho menos quienes se benefician de la energía nuclear. Sufre las consecuencias la población en general cuando los que se han beneficiado son una serie de empresarios, de operadores de las centrales, etc. Mientras que, como digo, los que sufrimos las consecuencias somos la población en general.

Cuando nos encontramos con un accidente de estas características todas las cifras son terribles. Estamos hablando siempre de miles de toneladas de agua contaminada, de grandes extensiones de tierra contaminada. En Japón todavía tenemos unas ciento cincuenta mil personas que están viviendo fuera de sus domicilios, porque las tierras donde ellos vivían, pues estaban muy contaminadas y no sabemos cuando estas personas podrán volver a sus casas. Esto desde el punto de vista social, es un daño enorme…



PL - Entiendo entonces que toda la zona aledaña (está afectada)… que también ha sido dejada de mirar, por lo menos desde acá la prensa masiva no tiene una mirada en lo absoluto en las zonas aledañas, que además en Japón, uno imagina que es mucha gente. Además no está lejos de Tokio, la ciudad más populosa del mundo ¿no?

PC – En efecto, Fukushima está a doscientos veinte Km. al norte de Tokio. Esta ciudad ha sufrido también los efectos del accidente. Ha habido muchísima suerte porque el viento ha soplado la mayor parte del tiempo en dirección noroeste, con lo que la radiación y la principal contaminación se han desplazado hacia el noroeste. Sin embargo los efectos del accidente se han registrado en Tokio. Durante las semanas del accidente, los niveles de radioactividad que se midieron en la ciudad de Tokio, pues eran ocho veces los normales. Tan es así que las autoridades ordenaron que los niños no salieran de sus casas, que las personas más vulnerables, ¿no?, niños y mujeres embarazadas sobre todo, no salieran de sus casas. Y esta nube radioactiva que se cernió sobre Tokio, seguramente tendrá efecto sobre la salud de las personas. No solamente fue la nube radioactiva sino que fue también el agua. El agua se contaminó y se observaron niveles de contaminación cinco o seis veces los permitidos en Tokio. Hubo que prohibir el agua del grifo para consumo humano, hubo que dar agua embotellada.

En estos momentos, claro, la nube radioactiva ya pasó, pero todavía no solamente en Tokio, en todo el país, pero especialmente en Tokio, todos los alimentos que se ingieren están sometidos a control. Hay que pensar que el pescado puede estar contaminado, han detectado una especie de pescado con contaminación doscientos cincuenta veces la permitida, la ternera está contaminada, el arroz, las algas. Es decir, los habitantes de Tokio están hoy, sometidos a un control alimentario para evitar que se produzcan episodios graves de contaminación radioactiva.



PL – Este tipo de cosas, ¿están en la prensa masiva de España, por ejemplo?

PC - Pues, la verdad que no. Aquí hemos tenido un problema y es quizá por el propio funcionamiento de la prensa o es quizás y creo que sobre todo por la presión del lobby nuclear, la realidad de Fukushima ha desaparecido. En el momento en que se publicó que la reacción nuclear estaba parada, cosa que se ha dicho de forma bastante alegre, porque no se puede saber si esto es así o no, en tanto que los reactores están fundidos. Digo que desde el momento que se publicó que la reacción estaba parada, pues las noticias prácticamente han desaparecido. En este momento nos encontramos que el pueblo japonés sigue luchando contra el accidente, nos encontramos que la población en general tiene que comer alimentos controlados, de hecho se han registrado algunos episodios de contaminación en leche materna, se ha detectado contaminación en el agua…y luego queda como he dicho toda esta gravedad que llega en el futuro. Los efectos que sobre las personas esto tenga, el control de los reactores, bueno todo esto ha desaparecido de la prensa. A mi me parece que esto tiene que ver con los intereses creados, ciertamente que con el hecho de que no esté pasando nada o que la situación esté ya controlada.

El tema de Tokio es por cierto, especialmente sensible porque una ciudad de treinta y cinco millones de habitantes es simplemente inevacuable. Prácticamente toda la Argentina metida ahí en una ciudad. Tuvimos muchísima suerte que el viento soplase en dirección noroeste y no en dirección sureste, porque en ese caso la nube radioactiva habría contaminado en forma severa. No estaríamos hablando de ocho veces la radioactividad permitida, que fue lo que se registró, sino que estaríamos hablando de centenares de veces. Entonces ya los efectos serían muy notables. No es que la nube no haya tenido efectos, que si los ha tenido, pero estamos hablando unos cientos de miles de personas afectadas. Se dice pronto ¿eh? Unos cientos de miles. Pero claro, si fuera Tokio, estaríamos hablando de millones de personas afectadas y sobre todo no se puede evacuar esa ciudad. El primer ministro japonés, cuando dimitió se sinceró a la prensa y dijo que sólo pensar evacuar Tokio no le dejaba dormir por las noches, tenía pesadillas. Uno puede pensar la gente que cabe en un tren, cinco mil personas, la que cabe en un avión, quinientas personas, podríamos pensar a que ritmo tendrían que salir trenes y aviones para conseguir que la gente se fuera de allí. Eso es fuera de nuestra imaginación, al igual que algunas cifras que hemos citado antes, una loza de Km. cuadrados de extensión, submarina, de sesenta centímetros de grueso, decenas de miles de toneladas de agua contaminada, son cifras disparatadas, fuera de nuestra imaginación, pero que, ante un accidente nuclear, hay que afrontar.



PL – Al comienzo de nuestra conversación yo mencionaba Atucha II, las Atuchas que se vienen, quizá como una cuestión menor y tu me decías que de ninguna manera es menor…

PC – No, claro que no. Nosotros estamos viendo desde hace algunos años una ofensiva de la industria nuclear en todo el mundo, para intentar construir más centrales nucleares. Claro, si uno fabrica centrales nucleares y estas se dejan de usar, pues simplemente entra en crisis y es en lo que estaba la industria nuclear. Prácticamente no conseguía vender. El número de reactores funcionando en el mundo estaba estancado en cuatrocientos treinta, cuatrocientos cuarenta desde el año ´86. Se abren algunos, se cierran otros, de tal manera que la aportación nuclear, de la industria nuclear, a la canasta energética del mundo seguí siendo sólo del 6%, algo bastante escaso. Entonces la industria nuclear está en una verdadera ofensiva para intentar fabricar y vender más reactores. Tras el accidente de Fukushima todos los planes nucleares del mundo quedan afectados. Pero sobre todo quedan afectados los planes europeos, los planes japoneses, los estadounidenses y también los planes chinos. ¿Esto que significa? Pues que el lobby nuclear tiene que vender como sea reactores y tiene que vender la idea de que en realidad Fukushima no ha afectado a los programas nucleares. Entonces el decir que se están haciendo dos nuevas centrales nucleares en Argentina, pues no es irrelevante desde el punto de vista de propaganda nuclear. Pero tampoco es irrelevante para la Argentina. Por la cantidad de fondos que esto supone, la cantidad de recursos económicos y si finalmente las Atuchas llegan a funcionar, pues estaremos sometiendo al pueblo argentino y al medio ambiente a unos riesgos inadmisibles, como ha demostrado el accidente de Fukushima. Están esos dos efectos. Por un lado el efecto propagandístico que hace el lobby nuclear y por otro lado el efecto de daños sobre el medio ambiente y la población. Acá hay otra reflexión, en Europa y en EE.UU. el número de reactores está prácticamente, incluso estaba decreciendo porque todos los programas nucleares europeos se han paralizado. La central nuclear de Bélene, de Bulgaria se ha paralizado. La única central que se sigue construyendo es la de Finlandia y probablemente se termine porque ya hay invertidos prácticamente cinco mil millones de Euros. Pero es la única. Todos los demás programas se han paralizado. Entonces a nosotros, la sensación que nos da es que el poder que tienen estas multinacionales sobre países como Argentina, es mucho mayor que el que tiene sobre países, bueno, europeos o sobre EE.UU. que al fin y al cabo son sus países matrices. Entonces ellos tienen mucho más fácil que se ponga en marcha un proyecto nuclear como digo, en un país como Argentina, que en Europa. Sería una compensación a las paralizaciones que están teniendo aquí, en Europa y en EE.UU.

PL – Muchísimas gracias Paco Castejón.

PC – Ha sido un verdadero placer.



Piedra Libre

Entrevista realizada el 13 de abril de 2012



Para escuchar la entrevista:

http://www.lacolectiva.org.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=2238

0 Comments:

Post a Comment



MARCHA DE LOS PUEBLOS 9/12/11

BOLETIN DE NOTICIAS de MOVIDA AMBIENTAL - Designer: Douglas Bowman | Dimodifikasi oleh Abdul Munir Original Posting Rounders 3 Column